Blog

2 Ene 2014

Hormigón ¿Biológico?

/
Publicado por
/
Comentarios0
/

Aunque un poco tarde, hoy nos hacemos eco de una noticia procedente del Grupo Tecnológico de la Universitat Politècnica de Catalunya-Barcelona Tech. Se trata de un nuevo amigo en la lucha contra la contaminación. Un hormigón que tiene la capacidad de hacer crecer organismos vegetales de forma natural.

El hormigón biológico está formado por dos tipos de cementos:

  • Por un lado tenemos el hormigón convencional o cemento Portland obtenido con un pH alrededor de 8.
  • Y por otro lado tenemos un cemento a base de fosfato de magnesio, cuya propiedad principal es la fraguado rápido
  • El objetivo actual del Grupo Tecnológico junto a la Universidad de Gent (Bélgica) es conseguir acelerar el proceso de crecimiento natural de colonización en menos de un año.
  • Este hormigón no puede servir de soporte, como es comprensible, a todo tipo de plantas, siendo ideal para la plantación de las familias de microalgas, hongos, líquenes y musgo.
  • Para la creación del hormigón se ha modificado entre otros el pH, la porosidad y la rugosidad superficial, quedando un hormigón multicapa formado por:
    hormigon1

 

Esquema simplificado de la formación del hormigón biológico

  1. La capa estructural.
  2. Una capa impermeabilizante. Sirve de protección frente al paso del agua
  3. Una capa biológica. Es aquí donde se desarrolla y colonizan los componentes biológicos. Además permite la acumulación del agua en su interior.
  4. Revestimiento. Este capa permite la entrada de agua al interior de estas y evita sus pérdidas al exterior
  5. Entre las ideas que se barajan es que las fachadas sean un reflejo de las estaciones del año, y que por lo tanto cambien de color con el paso del tiempo.

Las ventajas que plantea este tipo de hormigón son:

  • Desde el punto de vista estructural no requiere de complejas estructuras portantes, por lo que puede ser utilizado sin problemas tanto para nueva construcción como para edificios existentes.
  • A nivel medioambiental, los componentes biológicos permiten reducir el CO2 de la atmósfera. Además estos componentes biológicos tienen la capacidad de absorber la radiación solar, lo que implica una mejora de la conductividad térmica, y por lo tanto del confort térmico interior. Esto a su vez se ve reflejado en una mejora de la eficiencia energética.
  • Por último, desde el punto de vista estético este tipo de hormigón biológicos, gracias a sus componentes multicapa, tiene mil y una posibilidades estéticas, desde patios interiores a fachadas exteriores.

Como inconvenientes, si es que realmente lo es, destacamos que únicamente funciona para construcciones en climas mediterráneos.

El hormigón, tal y como lo entendemos hoy en día, es el responsable de 5% de las emisiones de gases de efecto invernadero, por lo que desde aquí apoyamos y queremos dar difusión a este tipo de iniciativas.

Si te ha gustado este artículo quizá te interese: