Blog

13 Mar 2014

Síndrome del edificio enfermo

/
Publicado por
/
Comentarios0
 

¿Mi edificio está enfermo? ¿Cómo es eso? ¿Acaso tiene la gripe? ¿Estar resfriado?… Haciendo a un lado esta pequeña broma inicial, los edificios enfermos son un problema real al que se enfrentan muchos trabajadores en sus jornadas laborales, y el problema es que muchos de ellos ni siquiera los saben.

Los edificios enfermos podríamos definirlos, tomándonos un poco de libertad en la definición, como aquellos que causan malestar a las personas que lo habitan durante un periodo de tiempo debido a problemas de temperatura, ventilación o agentes químicos.

La enfermedad que se asocia a este tipo de edificios es el síndrome del edificio enfermo, y que la OMS (Organización Mundial de la Salud) define como: “Conjunto de enfermedades originadas o estimuladas por la contaminación del aire en espacios cerrados.” Estos síntomas son asociados fundamentalmente a edificios de oficinas o centros comerciales, lugares donde se produce una densidad alta de personas durante un periodo largo de tiempo.

Según vemos recogido en el NTP 289: Síndrome del edificio enfermo: factores de riesgo (guías de buenas prácticas), la sintomatología de las personas que residen durante un periodo determinado en estos edificios son:

  • Irritación de ojos, nariz y garganta
  • Sensación de sequedad en membranas mucosas y piel
  • Ronquera
  • Respiración dificultosa
  • Eritemas
  • Comezón
  • Hipersensibilidad inespecíficas
  • Náuseas, mareos y vértigos
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga mental
  • Elevada incidencia de infecciones respiratorias y resfriados

Como veis estos síntomas o enfermedades generadas son muy perjudiciales para la salud de los trabajadores. Implica un bajo rendimiento y productividad debido a problemas que pueden ser solucionado en muchos casos con un correcto mantenimiento de los aparatos de ventilación y/o climatización.

Si nos centramos ahora en el edificio, las causas más comunes que provocan el síndrome son:

  • Ventilación mecánica y climatización
  • Superficies interiores recubiertas con material textil
  • Materiales y construcciones de mala calidad
  • Hermeticidad y falta de ventanas practicables
En referencia a la calidad del ambiente nos encontramos con los siguientes agentes:
  • Químicos: Como pueden ser gases o partículas en suspensión (Cloruro de Metileno, Estireno, Cadmio, Dióxido de Azufre, Dióxido de Nitrógeno, Monóxido de Carbono, etc.) que pueden ser debido por ejemplo a una deficiente pintura en el revestimiento de las paredes interiores.
  • Biológicos: Seres vivos y subproductos. Un ejemplo que puede ser bastante general son los excrementos de los pájaros.
  • Físicos: Condiciones termo higrométricas, ruido, iluminación, ventilación, etc. Un mal cerramiento puede provocar condensaciones y la entrada de humedad al interior de la edificación, provocando por ejemplo dolores de cabeza o resfriado.

Cuando se detecta y se llega a la conclusión de que el edificio esta enfermo tras un exhaustivo estudio, las soluciones pueden ser sencillas o muy complicadas: desde limpiar los conductos de ventilación o regular la temperatura interior de la climatización a problemas con los materiales de los cerramientos o particiones interiores.

Si has sufrido a un edificio enfermo cuenta tu experiencia, ya sea a nivel personal o profesional.

Os dejo la primera parte de un vídeo interesante sobre edificios enfermos: