Blog

8 Ago 2014

HABLEMOS DE UN EDIFICIO: Centro Georges POMPIDOU

//
Comentarios0
/

El centro Georges Pompidou fue diseñado por los arquitectos Renzo Piano y un jovencísimo Richard Rogers. La ciudad de París convocó un concurso en 1970 de una biblioteca pública para el disfrute de todos los parisinos, pero rápidamente el presidente de la fundación amplió el programa de las bases del concurso, incluyendo un museo moderno, un centro de diseño industrial y otro de investigación musical. Aparte se incluían cines, tiendas y actividades de ocio.

El edificio debía tener dos fachadas importantes: una volcada hacía la gran plaza y otra hacia la rue de Renard, que contuviera todos los aspectos informativos y pantallas publicitarias. La idea de este edificio según sus autores estaba en crear un lugar a medio camino entre el British Museum y un Times Square informatizado (tal y como lo conocemos hoy día).

Esta arquitectura podemos concertarla como el punto de partida de la obra del arquitecto británico Richard Rogers. La reflexión que llevó a cabo para levantar este edificio está presente en los trazos de los proyectos de los arquitectos contemporáneos.

La complejidad de este proyecto residía en albergar un programa extenso y difícil, a la vez que se ponía en valor un espacio libre como era la gran plaza. La creatividad para conseguir un edificio llamativo que se relacionara con la plaza hizo que volviera a brotar la actividad en un barrio desolado de París.

La obra tiene 5 plantas que dejaron totalmente libres. Un espacio continuo sin apoyos intermedios donde su estructura y sus instalaciones encontraban en la envolvente del edificio. Se trata de un momento importante en la historia de la arquitectura. Un edificio de gran protagonismo social iba a “construirse al revés”. Por lo general, los edificios constituían unas fachadas firmes y lisas, y sus interiores correspondían a un bosque de pilares, cuartos dedicados a instalaciones y una estructura compleja. Renzo Piano y Richard Rogers decidieron complicarlo todo y asumir que el interior era parte de la plaza, del espacio público dedicado a los ciudadanos, a la mejoría del barrio, y que la fachada podía llevar el peso de las estructuras e instalaciones.

La entrada de este edificio desde la gran plaza asume toda la idea que se pretendía conseguir con esta obra. Un vestíbulo amplio a doble altura que se encuentra a la misma cota de la plaza. El sistema estructural consiste en unas grandes vigas de acero arriostradas y forjados de hormigón armado. Las instalaciones aportan equilibrio a la fachada: mientras que algunas dan sensación de estabilidad otras, como las escaleras y ascensores, dan sensación de movimiento.

Su construcción empezó en 1971 y se terminó en 1977. Una obra espectacular que hoy en día sigue atrayendo a muchos turistas, y lo que es más importante, se ha convertido en un icono para París ensalzando la figura social del barrio y la relación de éste con el resto de la ciudad.