Blog

25 Ago 2014

HABLEMOS DE UN EDIFICIO: Mediateca de Sendai

//
Comentarios0
/

La Mediateca de Sendai (Sendai Mediatheque) es un edificio del arquitecto Toyo Ito. Se trata de uno de los edificios más emblemáticos de Japón. La particularidad de este edificio reside en su proceso de creación, más que en su forma o la manera de resolver los encuentros arquitectónicos.

“El interés del proyecto original era básicamente estético, pero él entendió que era necesario modificar su enfoque cuando tuvo en cuenta cómo vería la gente el edificio. Como consecuencia, enfatizó los aspectos constructivos en detrimento de los formales. Ahora a Toyo Ito le interesa el individuo como ser social, disfruta de la vida y siente predilección por los edificios que proporcionan bienestar a quienes los usan o los habitan. Creo que éste es el aspecto más significativo de su trayectoria reciente,…”  Koji Taki.

Hay que considerar que este edificio tiene un gran poder de participación. Es sin duda una obra de un gran nivel arquitectónico, pero lo cierto es que lo que más nos interesa resaltar es la relación que tiene con los ciudadanos, con los que van a habitar el edificio, la comunicación permanente entre la sociedad y la obra.

“En la elaboración tanto de la estructura física como del contenido ha participado un número increíble de personas y ha sido objeto de numerosas discusiones. Este proceso contrasta con el convencional que se sigue en el caso de los edificios públicos del Japón en que se evitan al máximo las discusiones, se decide todo sin exponer nada al público,…”  Toyo Ito.

Esta obra no se puede entender sin la idea de “lo público”. En 1999 se crea el Comité de Preparación de la Mediateca, el cual crea un folleto llamado “La Mediateca de Sendai en proceso de construcción” , un trabajo que se tramita una vez al mes y que facilita información a los ciudadanos sobre el edificio.

Al mismo tiempo que se iba construyendo la obra se hablaba y discutía públicamente sobre las actividades que se realizarían en la Mediateca ya construida. En un principio, el diseño y el proceso han tenido una única dirección común. Las relaciones entre especialistas, diseñadores y funcionarios han sido la base de este trabajo, concretando el tipo de organización y actividades que se debían desarrollar a través de reuniones.

interior

Uno de los puntos más importantes es que los ciudadanos externos a esta obra han podido intervenir en el proceso, consiguiéndose un sistema de funcionamiento autogestionado. Aunque, este tipo de método, cuando no es bien llevado, crea indeterminación e inestabilidad, provocando obras inacabadas.

Hay que tener en cuenta que este tipo de situaciones se configuran por las actividades de numerosos voluntarios, produciéndose un alto nivel de discusiones y un clima de trabajo inapropiado. Por otro lado, si conseguimos que este fenómeno funcione, quizás se pueda mantener este tipo de sistemas, incluso después de la inauguración del centro.

Del mismo modo que transcurre todo este sistema de trabajo enfatizado hacía la sociedad hay que recordar que el edificio posee sistema estructural impresionante. Se compone de trece ejes independientes de acero (pilares tubulares) y siete losas de acero. El sótano dispone de mecanismos de absorción de sismos. Otro gran punto a su favor son las conexiones verticales y la luz natural. Las columnas tubulares sirven como pozos de luz, con dispositivos de techo para reflejar la luz del sol hacia abajo de los tubos en el edificio y también como conector vertical “tuberías” para cables de red, ascensores y escaleras.

tubulares

Para terminar podemos decir que Ito no olvida que para producir un edificio que genere actividades reguladas por los ciudadanos, se necesita un grupo numeroso de ciudadanos que participe en el proceso y que tengan poder de decisión. Y nos vamos a quedar con una idea que engloba todo el contenido de este artículo: proyectar con una colectividad y no para una colectividad.