Blog

20 Oct 2014

Movimiento sociales y políticos en el espacio urbano

/
Publicado por
/
Comentarios0
/

Aunque pueda parecer un concepto algo anticuado o fuera de contexto, sobre todo en los países económicamente más desarrollados, cuando cambiamos de casa, ya sea de alquiler o compra, estamos siendo participes, la mayoría de las veces sin saberlo, de una especie de lucha de clases.

Que nadie me entienda mal, estamos hablando de la gentrificación, el “proceso de transformación urbano en el que la población original de un sector o barrio deteriorado y con pauperismo es progresivamente desplazada por otro de mayor nivel adquisitivo a la vez que se renueva” (Wikipedia).

El término gentrificación proviene del inglés gentrification, que a su vez deriva de gentry, clase social histórica inglesa, que aunque no posee una traducción clara, pienso que podemos traducirla como “aburguesamiento”. Es en la Inglaterra industrial, allá por el siglo XIX, donde encontramos la primera referencia a este proceso de sustitución social.

ETAPAS DE LA GENTRIFICACIÓN

  1. Nacimiento. Para la primera fase de la gentrificación debe crearse (nacer) un nuevo barrio de clase social baja y/o media-baja. Estos barrios deben tener unas características especiales como una buena comunicación con los transportes públicos o estar situados en cascos históricos o centros urbanos.
  2. Abandono. En esta segunda fase se produce un abandono y degradación general del barrio. Comienza a ver una gran diferencia entre el valor del suelo y el potencial que debería tener por su localización. “Cuando el deterioro de un edificio o de toda su área es suficientemente importante, se llega al punto en que la diferencia entre el beneficio obtenido de la explotación del suelo y el que se podría obtener potencialmente con un uso óptimo, a través de la inversión, es tan amplio que hace posible la gentrificación
  3. Revalorización. En la última fase, los inversores (privados o públicos) ven en el suelo la oportunidad de compra de la propiedad (a la baja) del suelo para rehabilitarlo y alquilarlo o venderlo para recuperar la inversión y obtener beneficios. Es en este último paso donde se produce grandes diferencias entre el valor del suelo de un mismo barrio. El aumentando progresivo del valor del suelo obliga paulatinamente a la clase social originaria que no haya podido adaptarse al cambio a trasladarse a otro barrio.
Un aspecto importante que destaca de la gentrificación es que las viviendas del barrio son reconstruidas conservando su aspecto exterior original.

Como podéis ver, el proceso de gentrificación es un proceso complejo dentro del cual entran en juego muchos factores políticos y sociales, desde la necesidad de mejora del espacio urbano hasta la especulación inmobiliaria.

Foto de Manzy Zimacio. Fuente: Flickr

La ventajas de la gentrificación es la generación de empleo, la mejora de servicios y una mejora general de la calidad de vida del barrio.

Por otro lado, el proceso se puede entender como un movimiento político y urbanístico en el que la mejora del barrio conlleva una subida del precio del suelo y por ende la sustitución de una clase social baja, que debe trasladarse a otros barrios para poder vivir, por una clase social media y/o media-alta.

A nivel internacional hay muchos casos. El más sonado en estas fechas podemos encontrarlo en el Bronx o Harlem (New York), donde comienza a llegar gente joven con un poder adquisitivo medio en busca de un alquiler o propiedad a bajo precio pero bien comunicada o situada. Esto está llevando a la Administración Pública a aumentar la inversión en la zona y mejorar las infraestructuras.

Existen infinidad de estudios realizados en ciudades importantes como Londres, Madrid o Milan, este es un proceso más común de lo que parece. Posiblemente lo hayas podido vivir o ser participe de el y nos encantaría que nos contases tu historia. ¿Cuál es tu opinión al respecto? ¿A favor o en contra?

Mi punto de vista es claro, no considero que sea el proceso adecuado ni la solución idónea para mejorar un barrio. Lo que se busca es la “eliminación” de una determinada clase social por otra de mayor nivel adquisitivo. Cuando mejoras un barrio debes tener en cuenta el contexto social y ayudar a que la población original invirtiendo en las necesidades del barrio.