Blog

5 Nov 2014

Sobreviviendo a la vivienda mínima

//
Comentarios1
/
Etiquetas

Cada vez las viviendas que habitamos tienden a ser más pequeñas… Ó cada vez guardamos más objetos en nuestras casas… lo que es seguro es que en nuestras casas siempre falta espacio. Os traemos algunas de las ideas más de moda para conseguir sobrevivir a la claustrofobia de nuestras casas.

Podemos optimizar el espacio desde el diseño de nuestras viviendas, reduciendo los espacios de circulación, aprovechando la altura de las habitaciones (literas, espacios de almacenamiento…) ó haciendo nuestras viviendas lo suficientemente flexibles para que se adapten a las necesidades de los habitantes. Sin embargo, tenemos técnicas que nos pueden ayudar a mejorar los pequeños espacios en los que ya vivimos.

Lo primero a la hora de mejorar el espacio en el que vivimos es pensar bien lo que ya tenemos. Muchas veces la disposición de nuestro mobiliario deja lugares que no se pueden usar y están completamente desaprovechados, como los rincones ó los pies de las camas. Utilizando mesas esquineras ó muebles de esquina podemos dar uso a estos olvidados espacios.

Algo que podemos hacer y resulta fundamental es aprovechar bien los espacios “residuales” de nuestra vivienda. Debajo de las escaleras, de las camas ó incluso (si tenemos vigas vistas) en los entrevigados. Usando mobiliario especial ó mobiliario ordinario adaptado podemos destinar estos espacios al almacenamiento, aunque también podemos encontrar otros usos.

Por otro lado, ciertas piezas muy importantes de nuestra vivienda ocupan mucho espacio y sólo las usamos en momentos concretos. Ejemplos de esto son la cama (ni decir alguna cama de invitados que pudiéramos tener) ó la mesa de la cocina. Existen artimañas para que estas piezas del mobiliario queden ocultas mientras no están en uso, aunque algunas resultan a veces algo engorrosas.

Otra solución muy de moda son los muebles transformables. Cada vez más diseñadores proponen mobiliario que puede ser utilizado para multitud de usos, cambiando de algún modo su fisionomía. Además, también podemos contar con los muebles que pueden guardarse de forma ingeniosa, generalmente unos dentro de otros para que sólo ocupen espacio cuando están siendo utilizados.

Todas estas medidas pueden resultar a veces aparatosas y poco prácticas, pero la facilidad de uso es un aspecto que los diseñadores cuidan mucho. Os dejamos un vídeo para que veáis que algunos de estos ejemplos los puede utilizar cualquiera:

  • David

    Un ejemplo muy interesante: