Blog

8 Dic 2014

¿Hasta dónde llega el preproyecto?

/
Publicado por
/
Comentarios1
/
Etiquetas

Antes de empezar a exponer mi idea, me gustaría explicar a qué me refiero con el preproyecto y el contexto en el que lo quiero englobar. Hablo de ese momento en el que una persona se pone en contigo para pedir el diseño, no ya el de un vivienda, sino de un espacio interior de un edificio.

Esta pregunta se mueve entre dos variables, la económico y la personal. Cierto es que vivimos en tiempo de crisis o “desaceleración económica” en lo que se refiere al viejo continente, y tendemos a trabajar más por menos. No es mi intención centrarme en este tema sobre el que ya se ha escrito y hablado mucho. Cuando me refiero a la variable personal, estoy hablando de esa línea divisoria que se crea uno para decir “hasta aquí llegué sin cobrar” (dicho malamente). Es la línea con la que juega el cliente y el arquitecto o ingeniero de edificación.

Pongamos un ejemplo de lo expuesto en el párrafo anterior. Tenemos a un cliente que nos pide presupuesto y diseño para la reforma de su antigua vivienda. El presupuesto es un trabajo que todos entendemos que debe ser gratis, nadie va a comprar algo sin saber su precio, pero en el diseño es donde esta la controversia. ¿Hasta dónde debemos llegar? Si nos ponemos en los extremos se verá con más claridad lo que quiero transmitir. Si le entregas al cliente unos renders espectaculares, unos planos claros y limpios donde se ve claramente que quieres hacer, tendrás muchas posibilidades de maravillar al cliente y quedarte con el proyecto pero…. ¿Y si no es así? En el otro extremo podemos dar al cliente un boceto, incluso hecho a mano, de lo que podemos hacer y un presupuesto ¿Se vende igual tu idea? Por supuesto que no.

En el trabajo el tiempo es dinero, y en el primer supuesto puede ser que hayas pasado horas y horas delante del ordenador imaginando el espacio interior y plasmandolo en el ordenador, y existe la posibilidad de que el cliente no te de el trabajo a ti porque le guste el diseño o crea que el precio es elevado, o incluso que después de ver el diseño se lo encargue a otro arquitecto o ingeniero de edificación. En el lado contrario nos encontramos haciendo un boceto en cuestión de horas, se lo has entregado al cliente y te ha dado el encargo.

Viéndolo desde otro punto de vista, podemos decir que en el primer supuesto se ha trabajado más, es verdad, y se ha gastado mucho más tiempo, pero tienes una posibilidad infinitamente mayor de que el trabajo sea tuyo.

No hay una línea clara donde parar de trabajar, una empresa grande puede permitirse el lujo de hacer grandes diseño que luego no se lleven a cabo, pero un freelance no puede permitirse el lujo de pasar horas con un simple diseño que luego no se construirá porque hay que pagar las facturas.

Me gustaría que dieseis vuestra opinión al respecto. ¿Cobráis por el diseño? ¿Hasta dónde pensáis que se debe llegar para en encargo de este tipo? ¿Dónde creéis que está la línea que separa el trabajo gratis del de pago?

  • Santi

    Hay varios factores que intervienen en ese sistema. Como bien dices unos renders son claramente la mejor forma de vender un proyecto frente a un simple boceto. Para mi ambas muestran, en parte, una de las caracteristicas que te hacen mas competitivo y que hay que demostrar desde el principio, sea con boceto, con render o con cualquier otra estrategia: la capacidad. Es feo hablar de dinero desde el principio, pero hay que poner un minimo digno a tu trabajo y tu cliente debe aceptarlo. Las propuestas conceptuales de hecho, son lo mas valioso de un diseño creativo. Podria abrirse un debate con esto que planteas, ya que ciertos grupos politicos estan hablando ultimamente de salarios minimos para parados. Esta estrategia podria ayudar a ciertos sectores como el nuestro ayudandonos a no caer en honorarios ridiculos y por lo tanto a valorar nuestro trabajo. No es un render, es un proceso intelectual y creativo que lleva a una definicion de unos elementos que componen un conjunto diseñado, el cual se muestra al cliente mediante imagenes fotorealisticas, para su mejor comprension. Si tienes la capacidad para crear bocetos y renders, dale a elegir al cliente y que pague por tu trabajo 🙂