Blog

26 Nov 2015

Crear música con las olas del mar

//
Comentarios0
/

Tras la Segunda Guerra Mundial, gran parte del litoral de la ciudad de Zadar (Croacia) hubo de ser reconstruido. A raíz de esto, y como resultado, se consiguió una obra monótona y de escasa originalidad en la que varios kilómetros de costa constaban de un interminable muro de hormigón. En 2005, y con el objetivo de crear una nota disonante en este entorno, el arquitecto croata Nikola Bašić diseñó una parte de este litoral dotándolo de una curiosa cualidad. El proyecto propone un trozo del paseo marítimo, donde crea un gran órgano de agua, que al chocar las olas del Mar Adriático en él, crea una melodía. Un idea tan simple ha conseguido captar la atención de muchas personas, que reconocen este Morse Orgulje (en español Órgano de Mar) como uno de los principales atractivos de la ciudad habiendo sido además galardonado con el premio ex aequo del Premio Europeo del Espacio Público Urbano 2006.

Morse Orgulje Zadar

Constructivamente, el Morse Orgulje consta de 35 tubos de PVC que recogen el impacto de las olas y transmiten estos choques a unos tubos metálicos que, al vibrar, producen notas exactas. En la parte superior, una serie de agujeros canalizan la música hacia los visitantes, que disfrutan de la melodía que crea la naturaleza. Toda la obra se realiza en piezas de mármol que constituyen a su vez una escalinata que desciende hasta el nivel del agua y acerca el mar a los transeúntes que quedan hechizados por el Órgano de Mar.

morskie-organy-zadar-schemat-2014

Sin embargo, no es la primera vez que se utiliza esta técnica en contextos parecidos. El Morse Orgulje está inspirado en otro proyecto, realizado en 1989. Nos referimos al Wave Organ, en la ciudad de San Francisco (California), que, dando a la Bahía de San Francisco, produce un efecto similar al Morse Orgulje, aunque éste último se presenta de una forma quizás más accesible para el visitante.

Wave Organ

Wave Organ en San Francisco